Diez mitos sobre la psicosis

Las falsas creencias sobre este trastorno contribuyen a estigmatizar a las personas afectadas
Pere Vergés Balasch
Pere Vergés Balasch
Psiquiatra. Coordinador del Centro de Salud Mental Infantil y Juvenil de Lleida
Sant Joan de Déu Terres de Lleida
Mites psicosi

A menudo tenemos falsas creencias sobre las personas que tienen trastornos psicóticos, que pensamos que son verdad porque forman parte de la creencia popular. La gran mayoría de estas afirmaciones son estereotipos negativos sin ningún fundamento científico, que provocan actitudes de rechazo e intolerancia hacia las personas afectadas.

Os invitamos a identificar algunos de los mitos sobre la psicosis más extendidos en nuestra sociedad. El conocimiento de este trastorno nos puede ayudar a comprender mejor la realidad que viven las personas afectadas y contribuir a desestigmatizarlas:

Algunos mitos sobre la psicosis son:

1. La psicosis no tiene un tratamiento efectivo

FALSO. Hay distintos tratamientos para abordar la psicosis: psicológicos, sociales, de apoyo… Y la medicación es útil para tratar sus síntomas, conseguir una estabilidad y facilitar que la persona afectada pueda tener una vida «normal».

2. Las personas con psicosis son peligrosas

FALSO. Las personas que tienen un trastorno psicótico tienen mucho más riesgo de ser víctimas de ataques o abusos por parte de otras personas que no de cometerlos. Solo en algunos casos en los que la persona tiene alucinaciones severas o pensamientos delirantes que le hacen creer cosas que en realidad no son ciertas, puede llegar a hacerse daño a ella misma o a alguien más.

3. Las personas que tienen psicosis es porque alguna cosa han hecho. A mí no me puede pasar

FALSO. Todos podemos desarrollar un trastorno psicótico. A pesar de que algunas veces su origen puede tener relación con un factor estresante muy intenso o bien con el consumo de tóxicos, la psicosis no se produce por una sola causa, sino por la aparición e interacción de distintos factores. Algunos de estos factores son biológicos, es decir, hay una predisposición genética, y otros factores son ambientales y de estilo de vida.

4. Todos los fármacos tienen muchos efectos secundarios negativos y anulan la voluntad de la persona

FALSO. No todos los tratamientos tienen el mismo efecto, ni pretenden anular la voluntad de la persona ni producen los mismos efectos indeseables. De hecho, cada vez hay tratamientos farmacológicos más bien tolerados y con menos efectos secundarios negativos. Con un control y seguimiento correctos por parte de profesionales las posibles repercusiones tienen que ser mínimas.

5. La psicosis se puede transmitir si tiene contacto con una persona afectada

FALSO. La psicosis no tiene nada que ver con las infecciones: ni se transmite ni se contagia por proximidad a una persona que tenga ese trastorno.

6. Las personas que han tenido un brote psicótico no se pueden recuperar y deben estar encerradas en un centro

FALSO. Cada vez hay más conocimiento sobre la psicosis y eso ha hecho mejorar los tratamientos farmacológicos y psicológicos para ayudar a la persona afectada en su recuperación. Las personas con psicosis sí que se pueden recuperar totalmente, pueden estudiar o trabajar, formar una familia, mantener sus actividades sociales, etc. En algunas ocasiones, en las que la recuperación no es total, el objetivo es conseguir que la persona tenga una calidad de vida parecida a la que tenía antes del episodio psicótico. En estos procesos, la inclusión en la comunidad juega un papel muy importante.

7. Las personas con psicosis son extravagantes y tienen comportamientos extraños

FALSO. A menudo los medios de comunicación y las películas que nos llevan desde Hollywood hacen un uso incorrecto de las palabras «psicótico» y «esquizofrénico» para referirse a alguien que comete actos depravados o escalofriantes o alguien que tiene comportamientos raros y diferenciados de los del resto. La mayoría de las personas con psicosis no son diferentes de nosotros y del resto de personas, y pasan desapercibidas por las calles de nuestros pueblos y ciudades.

8. La psicosis es hereditaria

FALSO. Tener progenitores o hermanos con psicosis no supone que haya de desarrollarse el trastorno. De hecho, la mayoría de personas con psicosis no tienen familiares con ese mismo trastorno. Aunque sí que es cierto que hay un componente genético en su desarrollo, no hay un único gen que explique su aparición, ya intervienen distintos factores biológicos y ambientales.

9. Consumir cannabis no tiene nada que ver con desarrollar psicosis

FALSO. A pesar de que no todas las personas que consumen cannabis desarrollan psicosis, el príncipe activo presente en esta sustancia está estrechamente relacionado con la presentación de síntomas psicóticos. Cada vez está más demostrada la relación entre el consumo de cannabis, sobre todo en edades tempranas y un incremento del riesgo de sufrir un trastorno psicótico.

10. La psicosis está relacionada con la forma en la que te educan los padres.

FALSO. Contrariamente a uno de los mitos más extendidos durante el siglo pasado, la psicosis no tiene nada que ver con la crianza, la educación o la conducta de los progenitores. Esta creencia generaba un gran sentimiento de culpa a los padres y provocaba aún más malestar en las familias de las personas con psicosis. Las causas de la psicosis son multifactoriales, genéticas y ambientales.

¿Quieres saber más? Consulta la información más relevante sobre los trastornos psicóticos.

 

Este contenido no sustituye la labor de los equipos profesionales de la salud. Si piensas que necesitas ayuda, consulta con tu profesional de referencia.
Publicación: 31 de Enero de 2022
Última modificación: 31 de Enero de 2022
Temas
Trastornos
Pere Vergés Balasch

Pere Vergés Balasch

Psiquiatra. Coordinador del Centro de Salud Mental Infantil y Juvenil de Lleida
Sant Joan de Déu Terres de Lleida