Prevención del suicidio

¿Qué circunstancias pueden precipitar el suicidio?

Ciertos sucesos de la vida, como acontecimientos vitales estresantes, los factores psicológicos individuales o el fácil acceso a métodos de suicidio pueden servir como factores facilitadores del suicidio. Por ello, personas que tienen algún trastorno mental o que presentan algún factor de riesgo pueden tener una ideación o conducta suicida después de un evento precipitante, como, por ejemplo, una situación humillante (en adolescentes), tensiones en las relaciones interpersonales (tanto en adolescentes como en adultos) y el aislamiento social (más común en persones mayores y adolescentes).

Los factores precipitantes con más prevalencia son los siguientes:

  • Una discusión importante.
  • La ruptura o pérdida de una relación afectiva.
  • El suicidio de un familiar o amigo.
  • El abuso de alcohol u otra sustancia.
  • Un reportaje sobre métodos de suicidio.
  • La aparición o agravamiento de un trastorno mental, enfermedad física o accidente.
  • Cambios inesperados en la vida.
  • Experimentar un acontecimiento vital traumático: abuso, acoso o violencia.
  • Pérdida de estatus social o respeto de los demás.